¿Estamos abusando del móvil?


 (Comentando Cartas al director)


Imagen tomada del artículo enlazado



Olvidar lo importante
María Gracía Bassons

Es fácil sentirse identificado con el artículo, por breve que sea, me atrevo a decir que más de la mitad de la población vive enganchado al móvil y olvida lo importante, las relaciones humanas. Pienso igual que el autor, no soltamos nuestros móviles, vivimos presos de las redes sociales y todo lo que se oculta tras una pantalla, sin darnos cuenta de lo que pasa alrededor de nosotros. Cada día que salimos de casa, ya podemos olvidarnos de cualquier cosa esencial que jamás dejaremos el dispositivo olvidado, es una extensión de nuestro cuerpo y pienso que a pesar de todas las ventajas que nos trae, en estos artículos encontramos lo que realmente hace que olvidemos. Dejamos a un lado la familia en las únicas horas de descanso del nivel ajetreado de vida que llevamos, dejamos una buena conversación hablando de cualquier cosa, recuerdo, canción o anécdota, perdemos la importancia de tomar un café y conversar, de estar callados y disfrutar de un paisaje por plasmarlo en el móvil y olvidar la esencia real de ese momento.

En mi caso, yo no soy menos, siempre tengo el móvil conmigo, pero es verdad que en momentos familiares o con amigos, no soporto verme rodeada de la gente que me importa y la que disfruto pendiente de un mensaje sin importancia o de las fotos que suben los famosos, como si eso fuera esencial, o más que un buen rato con la mejor compañía.

En conclusión, el texto plasma a la perfección eso que aunque muchos pensamos, seguimos cometiendo. Deberíamos darnos más cuenta de lo importante, de no perdernos la vida, de disfrutar de todo en pequeñas dosis.


En su justa medida
Lucía Ferrer


Actualmente el móvil se hace protagonista de nuestro día a día. Como expresa el autor de la carta, pienso que últimamente estamos demasiado enganchados a los móviles, porque dependemos de ellos sobre todo para las redes sociales, buscar información y mantenernos comunicados con las personas.

En todo momento del día se hace necesario mirar el móvil ya sea por mirar la hora, abrir correos, ver la ubicación del sitio donde quieres ir a comer o visitar, o informarte de a qué hora es la película que quieres ver en el cine. Nos ha creado una dependencia tan grande que algunas veces debería establecerse por obligación tener unas horas para no estar usando el móvil y poder tener una conversación con alguna persona o realizar algún acto sin tener que escuchar alguna notificación y simplemente tenerlo en silencio para disfrutar de la realidad y no estar tan pendientes de ver si tienes mensajes o no, porque cualquier exceso puede ser malo.

A veces está muy bien permanecer conectados a nuestros móviles para saber cuándo quedamos con nuestros amigos u otro millón de cosas más, pero hay que saber cuándo tener el móvil en silencio para poder disfrutar de nuestros planes sin tener la cabeza hacia abajo mirando una pantalla mientras los demás están hablando. Por lo tanto, todo está bien, pero en su justa medida y dándole un buen uso.

Comentarios

Entradas populares